Blog
Leave a comment

Design Thinking y Filosofía

Cuando comencé a investigar, practicar y escribir sobre Design Thinking en 2012 en mi blog Design Thinking-in-action, todos los conceptos, términos y la práctica totalidad de los foros, case studies y conversaciones sobre Design Thinking ocurrían fuera de España y siempre en inglés. Este era el contexto entonces. Yo tenía mucho que investigar, aprender y validar y lo hice poniendo en práctica un pensamiento estratégico siguiendo el modelo de IDEO (hay muchos otros): observation, ideation, prototyping, refining, implementation o  1_observar/ 2_idear/ 3_prototipar/  4_definir/  5_implementar. Cuando llegué a la fase de prototipar, concluí que necesitaba feedback y la solución era compartir mi practica y mis avances con una comunidad experta de practicantes y estudiosos de la metodología para medirme y seguir aprendiendo. Cree mi blog Design Thinking-in-action hace 5 años, y desde entonces he escrito más de 90 artículos en inglés relacionados con esta metodología. Como ha escrito Edwin Schlossberg:

La habilidad de escribir es crear un contexto en el que otras personas puedan pensar.

He aprendido mucho desde entonces: ha sido y sigue siendo un proceso de aprendizaje personal y profesional enriquecedor, emocionante y sorprendente el que me ha traído hasta aquí.  He creado un nuevo proyecto Public Benefit Design™ donde me reafirmo y me comprometo con la certeza aprendida de que el diseño puede cambia el mundo. Desde este espacio compartiré y seguiré fiel a mi primer blog Design Thinking-in-action, es decir, aplicaré mi forma de pensar en escenarios diversos pero en español (también traduciré y  adaptaré lo escrito los últimos años); documentaré casos prácticos desarrollados en diversos contextos.  También compartiré lo aprendido y lo que estoy aprendiendo en mi nueva faceta de estudiante de filosofía de 1º año en la Complutense: si Design Thinking es una forma de pensar centrada en las personas, por coherencia y para seguir avanzando en mi propia práctica este era el paso que tenía que dar y, después de mi primer cuatrimestre como estudiante, no solo os lo recomiendo: os voy a intentar convencer de que todos volváis a las aulas ;).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.